EL LLANO INUNDADO

6 Mar

No siempre estoy leyendo a Juan Rulfo. ¿O sí?. Justo estos días, que el Ebro recuerda sus escritos, que suena con sed de espacio y ansia de mar, eso dicen, acabo de leer «El día del derrumbe», un relato del libro » El Llano llamas». Y no sé por qué lo mezclo todo. El Llano en llamas. El Llano inundado. No se puede negar que los hechos se parecen, que algo tienen en común. Yo siento que tiemblan con el mismo temblor. Un temblor que como las capas freáticas se cuela lento, insidioso, hasta llegar el lugar donde habitan los sobresaltos. Y allí se queda. Hasta que estalla. Hasta que estalle.

Los protagonistas del Llano hablan del día del derrumbe. Lo recuerdan así: Yo por esos días andaba en Tuxcacuesco. Hasta vi como se derrumbaban las casas como si estuvieran hechas de melcocha. Se retorcían así, haciendo muecas y se venían las paredes enteras contra el suelo.

Bueno, unos pocos días después; porque me acuerdo que todavía estábamos apuntalando paredes, llegó el gobernador; traía geólogos y gente conocedora. Venía a ver qué ayuda podía prestar con su presencia .Todos ustedes saben que nomás con que se presente el gobernador, con tal de que la gente lo mire todo se queda arreglado. Y la gente aunque se la haya caído la casa encima, queda muy contenta con haberlo conocido.

Tuxcacuenses: Me duele vuestra desgracia. Yo, en los considerandos de mi concepto ontológico y humano, digo: ¡me duele!, con el dolor que produce ver derruido el árbol en su primera inflorescencia. Os ayudaremos con nuestro poder. Las fuerzas vivas del Estado desde su faldisterio claman por socorrer a los damnificados por esta hecatombe nunca predicha ni deseada. Mi regencia no terminara sin haberos cumplido. Por otra parte, no creo que la voluntad de Dios haya sido la de causaros detrimento, la de desaposentaros. Nomás estuvieron un día y en cuanto se le hizo de noche se fueron.

Aquí hace tiempo que se acabaron las ganas de escuchar.  Sólo queda el desconsuelo y un desaliento oscuro que araña la cuerda de la esperanza. Y la rompe.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: