SONIQUETE

7 May

Habías desperdiciado tanto el tiempo…! Debiste desterrar de una vez por todas esta frase- entre reprimenda y lamento- que dices se ha metido en tu cabeza, y te persigue sin tregua como el estribillo de una perversa canción.

El acoso es tan  persistente y tenaz , que te ha impedido  cumplir  la disciplina con la que hasta ahora llenabas tus días.

Conozco la confusión y el habitual desorden que presiden tu existencia y lo difícil que ha sido para tí  distinguir lo intrascendente y superficial de lo útil y provechoso, siempre arrastrando la duda de qué camino tomar, y luchando entre la emoción y el pensamiento.

Sintiéndote incapaz de de orientar tu vida como los demás mortales, y para alejar el hastío que a veces te invade, decidiste hace años que cada día tuviera su afán, de modo que los lunes los dedicabas investigar el lamento de las cigarras, los martes el baile de las hormigas, los miércoles al estornudo de los gatos, los jueves al bostezo de los grillos, los viernes la música de las mariposas, los sábados al sueño del caracol y el domingo tocabas el violín de nueve a diez, y después dejabas volar la imaginación, libre y soberana. Y descansabas.

Fue precisamente un domingo, cuando la dichosa frase se instaló en tu cabeza como el incansable tic-tac de un reloj. Y sin querer, sin proponértelo, te viste preguntándote si tu  vida no habría sido un fraude, y pensaste en lo qué habías hecho con ella, y en lo qué había quedado, a la deriva, sin conseguir nada provechoso,  todo medio  inútil  y baldío.

Sólo te consoló el pasaje de una lectura que parecía llegar a tus manos para explicar y a la vez hacer más soportable tu fracaso. Una lectura que yo recogí y que no quiero dejar de transcribir para consuelo de otros desclasados como tú. Dice así: “cuelga un idiota cabeza abajo, sacúdelo y hazte a un lado, o toda la seriedad del mundo, toda esa insufrible y ceremoniosa solemnidad se te caerá encima, y te aplastará”

Así pues, esa vida tuya atolondrada, insensata, extravagante, y tan escasa de solemnidad, te hace sospechar que cuando han sacudido a un de los miles de idiotas que pueblan este Planeta, has tenido- no sabes- si la mala o buena fortuna, de no estar nunca debajo.

Una respuesta hasta “SONIQUETE”

  1. Liacice julio 25, 2012 a 6:53 am #

    ¡¿Por qué WordPress si te estoy siguiendo no me avisa de tus entradas?!. Estoy cabreada…¡mira que dejar pasar el tiempo sin leer esta entrada preciosa y que me ha «tocado» tanto!. DESDE MAYO ¡nada menos!. Una pena, me tendré que colgar cabeza abajo. Y, no, no te avisaré para que te pongas debajo, que tienes mucho que escribir y contarnos!!!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: