Archivo | mayo, 2011

TALÍA

24 May

Ingresó en aquella sala blanca y aséptica  cuándo resbaló de los brazos de su padre apenas cumplidos los cinco meses. Allí era necesario registrar su identidad.

Él jamás había escuchado aquel nombre. Con tono desdeñoso y sobre su atalaya de arrogante prepotencia  dijo: «¿Talía, qué nombre es ese»? Imposible una respuesta. El desconsuelo y la tristeza lo inundaban todo.

                                                                         

Me ve, pero no me mira

17 May

Ayer en el parque me pareció que me miraba,

pero no,

miraba más allá de mí.

Fue desolador.

¡Que pare la música!

17 May

Noel estaba muerto y ella  no pudo soportar que siguiera la música…

Sólo un manto de silencio

¡Nunca se sabe!

17 May

Un rumor de voces que venían del cuarto de mi suegra, me dejaron sin aliento. Escuché como le decía a su marido: Cuánto has cambiado Melecio, si  pareces un ministro del exterior. 

En su vida terrena fue sereno.

Las riberas del rio

12 May

 

el ebro

 

Para caminar o simplemente pasear me gustan las riberas del Ebro, siento como si me dejara mecer por la brisa del viento y la corriente del río. Prefiero hacerlo en silencio y sin compañía.

 

A veces sin querer y sin proponérmelo escucho las conversaciones de la gente.

El domingo pasado,  caminando muy cerca del puente de Las Fuentes, un señor se detuvo, se asomó a una alcantarilla y se incorporó gritando «¡a chupar, a chupar que es lo que más gusto da!» Yo no sé que pensamiento, idea o soliloquio provocó semejante exclamación. El hombre siguió su paso como si se hubiera quitado un peso de encima.

Un poco más adelante, una pareja hacía planes para la tarde del domingo. La mujer le dijo a su acompañante :

-Después de comer iremos a subir al tranvía.

-¿No has ido nunca en tranvía?

-Sí -respondió la mujer- Pero quiero saber dónde termina.

-pues dónde va a terminar, en el desierto.

Un día cualquiera, yo lo cogeré para ver si es verdad que termina en desierto.

La decisión de Matilde

9 May

jeannehbuternelamujerdeol9

Dicen que lo mas importante en la vida es tomar decisiones. Matilde de pronto comenzó  a darle vueltas y vueltas al rollo de la maternidad, yo no sé si por instinto, por tener algo en que pensar o porque sí. La idea tozuda y machacona no cesó de   barrenarle la cabeza, la pobre  ya no sabía ni donde sujetar el más pequeño pensamiento, y tanto le daba si era lunes, como martes o si el aire soplaba de  cierzo o solano.

A punto de sonar la última campanada en su reloj biológico, el tiempo se le venía encima como un depredador implacable y silencioso. Y así, golpeada por el tiempo tomó la decisión.

Me lo contó una tarde de lluvia bajo los soportales  del paseo. Me dijo que ya no podía olvidar, que esa idea ocupaba toda su existencia y abandonarla era como abandonar la vida. Yo no supe que contestar, sé de mi  esfuerzo  por hallar una palabra  de ánimo y complicidad, y  lo único que se me ocurrió fue decir: «Y la criatura. ¿Has pensado en la criatura? Que no lo digo por deshacer la  decisión, no, sino porque luego puede llegar el arrepentimiento y los reproches de ese ser huérfano de padre ya desde la cuna, y el sobresalto del encuentro con este mundo  tan revirado, tan desmañado y tan falso». Matilde, me miró con una mirada medio  perdida, desviada hacia sabe Dios dónde,  y me dijo: «Anda no me líes, no me líes, que eres una líanta»,  y sin más ni más, se detuvo,  allí,  justo enfrente del Caracol,  con toda su fuerza, imitando la voz de Luz Casal comenzó a entonar «Negra Sombra» de Rosalía. https:https://www.youtube.com/watch?v=53_-2CN9v8Y Esta se ha vuelto loca, pensé.  Casi me muero de vergüenza . La gente se paraba, nos hicieron corro, y  hasta llegue a escuchar entre murmullos que decían «no las ves, que son un par de  desequilibradas» y yo ,»venga Matilde vámonos» y ella nada, que seguía y seguía y  hasta que no terminó yo allí aguantando el  temporal…Lo recuerdo  como si fuese ayer y han pasado trece años. Los que tiene Sonia, la hija de Matilde.